Vídeo

Cómo cura la avena

Hace unos años leí este libro y me impresionó mucho ver todas las propiedades que tiene la avena.

Entre otras muchas…

  • Nos aporta energía que se usa según el cuerpo necesita a diferencia de otros cereales que nos aportan la energía de forma rápida pero pierde su efecto rápidamente.
  • Contiene proteínas de mucha calidad con 7 de los 9 aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita y que no produce, por tanto debe aportarlos de la alimentación.
  • Contiene vitaminas B1, B2 muy beneficiosas para el sistema nervioso.
Anuncios
Vídeo

Sobredosis de azúcar, el dulce veneno

Hoy es el día de comer la tradicional mona de pascua y es también el primer año que no la he comprado ya que hace ya un mes que dejé de tomar azúcar, o casi. ¿Por qué casi? pues porque a veces se hace muy difícil encontrar productos que no contengan nada de nada.

Durante este mes también he aprovechado para buscar información y ver documentales relacionados con la alimentación y me ha sorprendido encontrar muchos artículos con nombres tan rimbombantes como el del título del post: Sobredosis de azúcar, el dulce veneno y me pregunto ¿es realmente para tanto?

En mi caso dejé de tomar el azúcar debido a una intolerancia pero en caso de no tenerla ¿Debemos también evitarlo? yo cada vez tengo más claro que sí, quizá no es necesario prescindir de ella totalmente, pero sí es recomendable reducir su consumo.

Seguiré con el tema del azúcar, pero de momento dejo aquí un vídeo interesante sobre los intereses del lobby de la alimentación que ya es bastante esclarecedor.

El desayuno alimenta el cerebro

Como ya comenté hace unos días estoy leyendo “La cocina de la salud” de Ferran Adrià, Valentí Fuster y Josep Corbella.

El libro está estructurado siguiendo un día de una familia en la que conviven 3 generaciones y nos va ofreciendo unas guías a seguir para llevar una alimentación sana y equilibrada.

El primer punto que me ha gustado es que no todas las comidas del día han de ser equilibradas en sí mismas, sino que a lo largo del día es cuando debemos mantener este equilibrio y debemos llevar una dieta variada para que la monotonía no nos haga abandonar los buenos hábitos.

En el libro se pone mucho énfasis en el desayuno por dos motivos principales.

El desayuno alimenta al cerebro

Y es que el cerebro es un gran consumidor de energía, tanto que consume el 25% de la glucosa generada por el organismo. Por lo tanto es muy importante empezar el día cargando bien las pilas para que nuestro cerebro funcione correctamente tanto en el colegio como en el trabajo.

Desayunar bien previene la obesidad

Aunque parezca lo contrario hay muchos estudios que corroboran que las personas que desayunan bien padecen menos sobrepeso. Apurar hasta el último segundo en la cama y salir con prisas son las principales causas para saltarnos el desayuno lo que generalmente conlleva que suplamos esa falta con alimentos que contienen más grasas a media mañana o en la siguiente comida.

Vistos estos dos importantes motivos para no saltarnos el desayuno, vamos a ver ahora de qué se compone un desayuno completo:

Carbohidratos complejos

La diferencia entre los carbohidratos simples y los complejos es que los simples (azúcares) son moléculas pequeñas que no requieren que el cuerpo las procese para aportar energía. Son dulces y se usan de forma inmediata y, si no se necesitan se acumulan en forma de grasas.

Los carbohidratos complejos suelen ser más insípidos y sí, ya habréis adivinado que estos son los buenos (no iban a ser los buenos los dulces!) ya que al tratarse del moléculas complejas el cuerpo los tiene que procesar y de esta forma nos aseguran varias horas de energía.

Así una buena forma de comenzar el día es con un buen bol de cereales.

La fibra

Estoy aprendiendo mucho con este libro ya que he visto que la fibra también son carbohidratos por su estructura química pero su efecto en el organismo es distinto ya que en lugar de aportar calorías, las limitan.

La fibra no soluble como la de los cereales integrales o los vegetales de hoja verde nos aporta sensación de saciedad y la fibra soluble que podemos encontrar por ejemplo en las manzanas o en la pulpa de muchas frutas y legumbres interfiere en el paso del azúcar y el colesterol a la sangre.

La leche

Como ya he comentado en algún otro post yo tiendo a evitar tanto la leche como otros derivados lacteos ya que no me sientan bien. El inconveniente de la leche suele venir de la lactosa, el azúcar de la leche. Para que nuestro organismo pueda digerir correctamente la lactosa es necesaria una enzima, la lactasa. Esta enzima que está presente en todas las crías de mamíferos mientras dura la lactancia, desaparece posteriormente y este es el motivo principal por el que en la edad adulta suele generar intolerancias.

Personamente creo que a esta intolerancia no se le da la suficiente importancia. Hacer que nuestro organismo tenga que procesar la lactosa cuando no dispone de los recursos necesarios para hacerlo (lactasa) obliga al cuerpo a destinar más recursos a la digestión y en ocasiones empeora la calidad de nuestro estómago e intestinos. Cuando el proceso digestivo no funciona correctamente no puede procesar bien otros alimentos y así algunas vitaminas no pueden ser correctamente asimiladas, por lo que nos acarrean algunas carencias facilmente evitables.

La leche se puede sustituir por “leches” vegetales como la de avena, espelta, kamut, almendras, avellanas o arroz, según tus propias preferencias.

En resumen, un buen desayuno basado en cereales y fruta nos ayuda a empezar bien el día, tener más energía y controlar nuestro peso.

Vídeo

Gordo, enfermo & casi muerto

Estoy viendo este documental que hoy compartía El Blog Alternativo en su cuenta de Facebook, en el que el Australiano Joe Cross nos muestra cómo decidió terminar con una rutina de comida basura que le había llevado a engordar, estar enfermo y depender de los medicamentos para poder funcionar y, lo peor de todo, tener un pronostico de vida más bien tirando a malo.

Joe realiza un ayuno de 60 días a base de zumos de frutas y verduras y además de perder peso consigue mejorar su estado de salud y tras unos meses dejar completamente la medicación.

Había oido hablar de los ayunos, incluso conozco a gente que ha hecho algunos de este tipo, aunque nunca tan largos. Por lo que he leído si nunca se ha realizado un ayuno se debe empezar por un ayuno de entre 1 y 5 días para más adelante ir aumentando el tiempo. Tampoco creo que hacer un ayuno de este estilo sin un control médico sea recomendable ya que nos puede causar carencias o sacar a la luz problemas que no conocíamos.

De momento no creo que vaya a hacer algo tan radical, pero creo que recopilaré algunas recetas de zumos y batidos para mi nueva dieta.

Aquí comparto el documental para que lo podáis ver y valorar por vosotros mismos si es una opción que os puede interesar:

Mis intolerancias

El listado de intolerancias que me salió en el test es ¡una pasada! la verdad es que me fastidia casi todas las recetas posibles en el mundo ya sea por una cosa o por otra.
Embed from Getty Images

Listado de intolerancias

Intolerancias muy graves

Los alimentos a los que tengo intolerancia grave y que comía habitualmente son:
Sardinas
Salsa mayonesa
Queso manchego semicurado
Levadura
Patatas chips
Pimiento rojo
Zanahorias
Aceite de oliva virgen
Mostaza dulce
Vinagre balsámico

De esta lista hay dos cosas que son las que más me fastidian: La levadura, ya que me encanta el pan, y el Aceite de oliva ¿Con qué se supone que voy a cocinar? ¿Qué hay mejor que un buen aceite de oliva virgen?

Tambien tengo intolerancia grave a otros alimentos, aunque estos no los comía habitualmente: Atún en escabeche, Dorada, Rodaballo, Jamón ahumado, Arroz silvestre / natural, Harina de centeno, Puré de patata con leche, Hinojo fresco, Champiñón fresco, Arándano, Grosella, Higos, Ruibarbo, Zumo de zanahoria, Semillas de girasol, Mantequilla, Cacao en polvo azucarado, Flan de huevo, Café descafeinado.

Intolerancias medias

Los habituales:
Mejillones
Pulpo
Bacon
Salchicas frescas
Gallina
Alubias blancas
Fécula de maíz
Patata
Aceitunas verdes
Acelgas
Pimiento del padrón
Escarola
Espárrago verde fresco
Piña
Higos secos
Pasas
Margarina vegetal
Azúcar blanca refinada (aunque esta la había ido dejando, aún la usaba en postres)
Azúcar morena (esta la estaba usando más para sustituir la blanca…)
Cerveza de malta (mal, mal, fatal, que llega el veranito)
Ketchup
Canela

Hay en esta lista muchos alimentos que había incorporado a mi dieta en un intento de comer mejor, ¿no es gracioso? parece mentira que alimentos que son sanos y que forman parte de cualquier dieta equilibrada estén causando un perjuicio en nuestro organismo. Aunque los estoy quitando todos de mi dieta, espero que pueda volver a comer algunos de ellos pronto.

Pero bueno, la lista sigue, aunque estos no los como tan habitualmente (o nunca): Angulas, Bacalao fresco, Raya, Bogavante, Cabeza de jabalí, Foie-Gras, Mortadela, Riñones de cordero, Carne de ganso, Perdiz, Cuajada, Leche de vaca (esta es la leche fresca, no la que venden embotellada), Mouse comercial, Requesón, Salsa bechamel, Salsa carbonara, salsa holandesa, Roquefort, Queso en lonchas para fundir, Queso graso, Bollos suizos, Centeno, Harina de arroz, Alubias pintas en lata, Pan de molde moreno, Bizcocho integral alemán, Brócoli, Col de bruselas (mira que estaba intentando introducirla en mi dieta porque dicen que son taaaan buenas..) Col rizada, Puerro en lata, Salsifi negro en lata (vale, esto no tengo ni idea de qué es..), Rebozuelo fresco (¿mande?), Repollo, Seta fresca, Brevas, Grosella negra, Albaricoque seco, Cacahuete tostado, Castañas, Ciruela seca, Aceite de girasol, Aceite de nuez, Aceita de semillas de uva, refresco de limón, refresco de naranja, sucedáneo de café, Cava, Cerveza de trigo, Sidra, Vino fino, Whisky, Curry en polvo.

Ale, ¿Cómo te quedas? pues echo polvo, si parece que no haya nada en este mundo que pueda comer…

Propenso a la intolerancia

Y finalmente el listado de alimentos a los que presento una tendencia a la intolerancia y que habría que reducir su consumo:
Bonito en aceite
Filete de ternera
Chistorra
Mozarella
Harina de maíz
Pan tostado (el comercial que venden envasado)
Patatas fritas comerciales
Alcachofas
Calabaza
Manzana Golden
Nectarina
Nueces
Miel
Cerveza sin alcohol
Orégano
Y también: Anchoas frescas, Lucio, Perca, Mero, Calamares en lata, Caracoles, Centollo, Navajas, Vieira, Cabrito, Lengua de cerdo, Queso de bola, de Cabrales y Fresco, Arroz Basmati, Cuscús, Pan integral moreno, Sémola de arroz, Pepitas de sésamo, Aceite de cacahuete, Gaseosa, melaza, Tequila (ni emborracharme para olvidar voy a poder…), Cebollino, Chile (cayena), Ciclamato y Glutamato (esto aunque no se sea intolerante es preferible no tomarlo en cualquier caso..)

En fin, que hay una pasada de cosas que no puedo comer. Los primeros días estaba echa polvo, no sabía ni por dónde empezar, un drama antes de cada comida y para preparar los tuppers, sobretodo el desayuno se me hacía un mundo (y aún me pasa) ya que estaba acostumbrada a mi bocadillo para empezar el día.

De toda esta lista espectacular me han dicho que lo peor de todo, aunque no esté en la lista de intolerancias más graves es el azúcar. El trigo y la leche de vaca y la lactosa también son de las más serias y que pueden causar más problemas a nuestra salud, aunque por suerte esas no me tocan ya que la leche la dejé hace bastante tiempo y el trigo parece que no me ha salido.