El desayuno alimenta el cerebro

Como ya comenté hace unos días estoy leyendo “La cocina de la salud” de Ferran Adrià, Valentí Fuster y Josep Corbella.

El libro está estructurado siguiendo un día de una familia en la que conviven 3 generaciones y nos va ofreciendo unas guías a seguir para llevar una alimentación sana y equilibrada.

El primer punto que me ha gustado es que no todas las comidas del día han de ser equilibradas en sí mismas, sino que a lo largo del día es cuando debemos mantener este equilibrio y debemos llevar una dieta variada para que la monotonía no nos haga abandonar los buenos hábitos.

En el libro se pone mucho énfasis en el desayuno por dos motivos principales.

El desayuno alimenta al cerebro

Y es que el cerebro es un gran consumidor de energía, tanto que consume el 25% de la glucosa generada por el organismo. Por lo tanto es muy importante empezar el día cargando bien las pilas para que nuestro cerebro funcione correctamente tanto en el colegio como en el trabajo.

Desayunar bien previene la obesidad

Aunque parezca lo contrario hay muchos estudios que corroboran que las personas que desayunan bien padecen menos sobrepeso. Apurar hasta el último segundo en la cama y salir con prisas son las principales causas para saltarnos el desayuno lo que generalmente conlleva que suplamos esa falta con alimentos que contienen más grasas a media mañana o en la siguiente comida.

Vistos estos dos importantes motivos para no saltarnos el desayuno, vamos a ver ahora de qué se compone un desayuno completo:

Carbohidratos complejos

La diferencia entre los carbohidratos simples y los complejos es que los simples (azúcares) son moléculas pequeñas que no requieren que el cuerpo las procese para aportar energía. Son dulces y se usan de forma inmediata y, si no se necesitan se acumulan en forma de grasas.

Los carbohidratos complejos suelen ser más insípidos y sí, ya habréis adivinado que estos son los buenos (no iban a ser los buenos los dulces!) ya que al tratarse del moléculas complejas el cuerpo los tiene que procesar y de esta forma nos aseguran varias horas de energía.

Así una buena forma de comenzar el día es con un buen bol de cereales.

La fibra

Estoy aprendiendo mucho con este libro ya que he visto que la fibra también son carbohidratos por su estructura química pero su efecto en el organismo es distinto ya que en lugar de aportar calorías, las limitan.

La fibra no soluble como la de los cereales integrales o los vegetales de hoja verde nos aporta sensación de saciedad y la fibra soluble que podemos encontrar por ejemplo en las manzanas o en la pulpa de muchas frutas y legumbres interfiere en el paso del azúcar y el colesterol a la sangre.

La leche

Como ya he comentado en algún otro post yo tiendo a evitar tanto la leche como otros derivados lacteos ya que no me sientan bien. El inconveniente de la leche suele venir de la lactosa, el azúcar de la leche. Para que nuestro organismo pueda digerir correctamente la lactosa es necesaria una enzima, la lactasa. Esta enzima que está presente en todas las crías de mamíferos mientras dura la lactancia, desaparece posteriormente y este es el motivo principal por el que en la edad adulta suele generar intolerancias.

Personamente creo que a esta intolerancia no se le da la suficiente importancia. Hacer que nuestro organismo tenga que procesar la lactosa cuando no dispone de los recursos necesarios para hacerlo (lactasa) obliga al cuerpo a destinar más recursos a la digestión y en ocasiones empeora la calidad de nuestro estómago e intestinos. Cuando el proceso digestivo no funciona correctamente no puede procesar bien otros alimentos y así algunas vitaminas no pueden ser correctamente asimiladas, por lo que nos acarrean algunas carencias facilmente evitables.

La leche se puede sustituir por “leches” vegetales como la de avena, espelta, kamut, almendras, avellanas o arroz, según tus propias preferencias.

En resumen, un buen desayuno basado en cereales y fruta nos ayuda a empezar bien el día, tener más energía y controlar nuestro peso.

Desayuno: Cereales inflados con leche de avena y fruta

Vale, suena a que es un rollo de desayuno cuando estás acostumbrado a comer un buen bocadillo de jamón, pero tengo que decir que después de unas semanas de prueba y error he llegado a encontrar mi camino en este tipo de desayunos.

Los cereales son la base

Los cereales inflados dan un toque distinto a los típicos copos y, aunque siguen siendo un poco sosos, se pueden acompañar de muchos complementos que les darán color y los hacen más ricos. Si son ecológicos, pues mejor.

Hay bastante variedad de cereales que se pueden utilizar. Yo, debido a mis intolerancias me inclino por la avena, el trigo sarraceno y el mijo y he descartado el trigo, la espelta y el maíz que no me caen tan bien. No hace falta elegir solo uno, podemos mezclarlos hasta encontrar la combinación que más se adapte a nuestros gustos.

¡Todos a remojo!

Para regar los cereales yo uso leche de avena, o leche de avena con almendras que son las que mejor me sientan pero se puede utilizar leche de arroz, de espelta, de kamut o cualquier otro tipo. Como medida yo pongo un vasito pequeño para que no queden nadando.

Personalmente la leche de vaca prefiero evitarla por muchas razones, pero si os gusta y os cae bien también se puede utilizar.

Endúlzate la vida

Lo malo de estos cereales taaaan ecológicos y sin naaaada añadido es que ¡son taaaan sosos!

Estamos acostumbrados a comer todo edulcorado o salado en exceso y no conocemos los sabores auténticos de los alimentos y cuando quitamos todo ese azúcar extra los sabores nos parecen sosos y aburridos. Yo os recomiendo darles una oportunidad ya que al cabo de unos días de tomar los cereales nuestro paladar se va acostumbrando y cada vez disfutamos más del sabor. Y para que al principio no se nos haga cuesta arriba hay que agudizar el ingenio para encontrar edulcorantes naturales que nos hagan la vida más feliz.

Podemos utilizar Stevia tal y como si utilizásemos azúcar, pero en este caso yo os propongo ser un poco más creativos y usar frutas como el plátano o la pera o cualquier fruta de temporada. También podemos usar frutos secos y aunque el resultado no será tan dulce sí que aportarán un extra de sabor.

A mí me encantan los dátiles que son extremadamente dulces. Si los cortamos en trocitos los iremos encontrando en cada cucharada y nos resultará mucho más agradable el sabor.

También podemos encontrar bastante facilmente fruta seca: frutos rojos, mango o coco y así ir variando nuestro desayuno para que no se nos haga aburrido.

Y tú ¿Qué desayunas?

Vídeo

Gordo, enfermo & casi muerto

Estoy viendo este documental que hoy compartía El Blog Alternativo en su cuenta de Facebook, en el que el Australiano Joe Cross nos muestra cómo decidió terminar con una rutina de comida basura que le había llevado a engordar, estar enfermo y depender de los medicamentos para poder funcionar y, lo peor de todo, tener un pronostico de vida más bien tirando a malo.

Joe realiza un ayuno de 60 días a base de zumos de frutas y verduras y además de perder peso consigue mejorar su estado de salud y tras unos meses dejar completamente la medicación.

Había oido hablar de los ayunos, incluso conozco a gente que ha hecho algunos de este tipo, aunque nunca tan largos. Por lo que he leído si nunca se ha realizado un ayuno se debe empezar por un ayuno de entre 1 y 5 días para más adelante ir aumentando el tiempo. Tampoco creo que hacer un ayuno de este estilo sin un control médico sea recomendable ya que nos puede causar carencias o sacar a la luz problemas que no conocíamos.

De momento no creo que vaya a hacer algo tan radical, pero creo que recopilaré algunas recetas de zumos y batidos para mi nueva dieta.

Aquí comparto el documental para que lo podáis ver y valorar por vosotros mismos si es una opción que os puede interesar:

Como sustituir el azúcar en las infusiones

Debido a mi intolerancia al azúcar blanco y al azúcar moreno tengo que sustituir el azúcar en todo aquello que como.

En primer lugar decir que sustituir el azúcar es algo muy complicado y nos obliga a leer muy detenidamente los ingredientes de todo lo que compramos, pero empecemos por lo fácil ¿Cómo sustituir el azúcar el las infusiones?

Sustituir el azúcar por Stevia

La Stevia, o la plata dulce, es un gran edulcorante natual además de tener otras muchas propiedades.

…regula el azúcar en la sangre, reduce la presión arterial, regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas que sufren ansiedad, reduce la grasa en personas obesas y es antioxidante y diurética. Su acción antibacteriana y antifúngica la hacen aconsejable para la caries, masticando las hojas frescas.

Fuente: La Dolça Revolució

Es preferible utilizar planta fresca u hoja seca de Stevia para nuestras infusiones, añadiendo una pequeña cantidad a la infusión o té elegido la tendremos edulcorada fácilmente y además estaremos mejorando nuestra salud.

Si no disponemos de la planta natural podemos recurrir a los edulcorantes de Stevia que se pueden encontrar en los súpers. Aunque, en este caso, no nos beneficiaremos de sus propiedades medicinales al menos estaremos evitando las desventajas de los azúcares refinados.

… está ampliamente documentado que la cantidad de azúcar que consume una persona promedio en las sociedades occidentales, contribuye a que su sistema inmunológico funcione constantemente en niveles anormalmente bajos.

Fuente: Revista Mundo Natural

Enlace

Galletas Integrales de Avena con Stevia

Como no puedo tomar azúcar esta receta me viene genial! Solo tengo en casa hoja seca de Stevia o líquida pero de la comprada en súper que solo uso cuando es imprescindible así que infusionar la Stevia en la leche de avena me parece una gran idea que no se me había ocurrido.

LLevo ya dos intentos con esta receta y aunque el primero fue un fracaso absoluto hoy he vuelto a probarlo y va mejorando. Le he añadido 2 dátiles a la mezcla inicial y la avena que es fina no la he batido, solo la he mezclado.

Con esto ya la consistencia de la masa ha mejorado y han quedado más ricas. Creo que la próxima vez dejaré algunos trocitos de dátil (sin batirlos) para que queden entre las galletas.

Bon apetit!

Cocina sana con Ernest Subirana

Galletas Integrales de Avena con Stevia

Hoy prepararemos unas sanísimas galletas integrales de avena endulzadas con stevia muy sencillas de elaborar y, como siempre, sin azúcar. Son ideales como tentempié ya que son un bocado rápido y energético para cualquier momento del día.

La Avena contiene fibra soluble (beta-glucano) que actúa de manera beneficiosa contra el colesterol malo (LDL) y aumenta la respuesta inmunitaria contra las infecciones bacterianas.

Contiene Selenio que asociado con la vitamina E ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, síntomas del asma, reparación del ADN e incluso a reducir el riesgo de contraer cáncer como el de colon o el de mama. También contiene Silicio, muy recomendado para eliminar el ácido úrico y enfermedades reumáticas. Es rica en otros minerales como el hierro, efectivo contra la anemia, el zinc que ayuda a proteger las infecciones y virus como la gripe, el calcio previniendo la osteoporosis y el yodo regulando la tiroides.

El consumo de avena reduce el riesgo de diabetes de tipo 2, ya que…

Ver la entrada original 366 palabras más