La receta perfecta de galletas de avena sin azúcar

Hace ya un par de semanas que estoy venga a probar variaciones de la receta de galletas de avena y stevia que encontré en el blog de Ernest Subirana. Después de muuuchos intentos por fin la semana pasada cuando fuí a desayunar fué ¡wow! por fin saben dulces y sí, unas galletas sin nada de azúcar pueden estar buenísimas.

Ahí va la receta ¡enjoy!

Ingredientes

1 huevo
1 plátano
3 dátiles
1 vaso pequeño de leche de avena (no lo he probado con otro tipo de leche vegal pero imagino que se podrá cambiar.  La semana que viene lo probaré con leche de arroz)
1 vaso grande de copos de avena finos
2-3 cucharadas soperas de coco rallado

Preparación – ¡A mezclar!

  • Batimos bien el huevo
  • Cortamos el plátano y los dátiles en trocitos muy pequeños y los incorporamos al huevo mezclando bien.
  • Añadimos la leche de avena y seguimos mezclando
  • Vamos incorporanto los copos de avena hasta que quede consistente.
  • Finalmente añadimos el coco rallado al gusto.

Cuando esté bien mezcladito ya tenemos la masa lista. Ahora ponemos el horno a precalentar a 180 grados mientras formamos las galletas en la bandeja del horno.

Con una cuchara vamos poniendo montoncitos de la masa en la bandeja (si puede ser con papel de horno, mejor) y los aplastamos dándole forma de redonda sin que quede muy grueso.

Lo ponemos al horno unos 20-25 minutos. En mi horno más bien son los 25 pero cada horno es un mundo así que hasta que estén bien doraditas.

Se dejan enfriar y… ¡a disfrutar!

Anuncios

Desayuno: Cereales inflados con leche de avena y fruta

Vale, suena a que es un rollo de desayuno cuando estás acostumbrado a comer un buen bocadillo de jamón, pero tengo que decir que después de unas semanas de prueba y error he llegado a encontrar mi camino en este tipo de desayunos.

Los cereales son la base

Los cereales inflados dan un toque distinto a los típicos copos y, aunque siguen siendo un poco sosos, se pueden acompañar de muchos complementos que les darán color y los hacen más ricos. Si son ecológicos, pues mejor.

Embed from Getty Images

Hay bastante variedad de cereales que se pueden utilizar. Yo, debido a mis intolerancias me inclino por la avena, el trigo sarraceno y el mijo y he descartado el trigo, la espelta y el maíz que no me caen tan bien. No hace falta elegir solo uno, podemos mezclarlos hasta encontrar la combinación que más se adapte a nuestros gustos.

¡Todos a remojo!

Para regar los cereales yo uso leche de avena, o leche de avena con almendras que son las que mejor me sientan pero se puede utilizar leche de arroz, de espelta, de kamut o cualquier otro tipo. Como medida yo pongo un vasito pequeño para que no queden nadando.

Personalmente la leche de vaca prefiero evitarla por muchas razones, pero si os gusta y os cae bien también se puede utilizar.

Endúlzate la vida

Lo malo de estos cereales taaaan ecológicos y sin naaaada añadido es que ¡son taaaan sosos!

Estamos acostumbrados a comer todo edulcorado o salado en exceso y no conocemos los sabores auténticos de los alimentos y cuando quitamos todo ese azúcar extra los sabores nos parecen sosos y aburridos. Yo os recomiendo darles una oportunidad ya que al cabo de unos días de tomar los cereales nuestro paladar se va acostumbrando y cada vez disfutamos más del sabor. Y para que al principio no se nos haga cuesta arriba hay que agudizar el ingenio para encontrar edulcorantes naturales que nos hagan la vida más feliz.

Podemos utilizar Stevia tal y como si utilizásemos azúcar, pero en este caso yo os propongo ser un poco más creativos y usar frutas como el plátano o la pera o cualquier fruta de temporada. También podemos usar frutos secos y aunque el resultado no será tan dulce sí que aportarán un extra de sabor.

A mí me encantan los dátiles que son extremadamente dulces. Si los cortamos en trocitos los iremos encontrando en cada cucharada y nos resultará mucho más agradable el sabor.

También podemos encontrar bastante facilmente fruta seca: frutos rojos, mango o coco y así ir variando nuestro desayuno para que no se nos haga aburrido.

Y tú ¿Qué desayunas?

Enlace

Galletas Integrales de Avena con Stevia

Como no puedo tomar azúcar esta receta me viene genial! Solo tengo en casa hoja seca de Stevia o líquida pero de la comprada en súper que solo uso cuando es imprescindible así que infusionar la Stevia en la leche de avena me parece una gran idea que no se me había ocurrido.

LLevo ya dos intentos con esta receta y aunque el primero fue un fracaso absoluto hoy he vuelto a probarlo y va mejorando. Le he añadido 2 dátiles a la mezcla inicial y la avena que es fina no la he batido, solo la he mezclado.

Con esto ya la consistencia de la masa ha mejorado y han quedado más ricas. Creo que la próxima vez dejaré algunos trocitos de dátil (sin batirlos) para que queden entre las galletas.

Bon apetit!

Cocina sana con Ernest Subirana

Galletas Integrales de Avena con Stevia

Hoy prepararemos unas sanísimas galletas integrales de avena endulzadas con stevia muy sencillas de elaborar y, como siempre, sin azúcar. Son ideales como tentempié ya que son un bocado rápido y energético para cualquier momento del día.

La Avena contiene fibra soluble (beta-glucano) que actúa de manera beneficiosa contra el colesterol malo (LDL) y aumenta la respuesta inmunitaria contra las infecciones bacterianas.

Contiene Selenio que asociado con la vitamina E ayuda a prevenir enfermedades cardiacas, síntomas del asma, reparación del ADN e incluso a reducir el riesgo de contraer cáncer como el de colon o el de mama. También contiene Silicio, muy recomendado para eliminar el ácido úrico y enfermedades reumáticas. Es rica en otros minerales como el hierro, efectivo contra la anemia, el zinc que ayuda a proteger las infecciones y virus como la gripe, el calcio previniendo la osteoporosis y el yodo regulando la tiroides.

El consumo de avena reduce el riesgo de diabetes de tipo 2, ya que…

Ver la entrada original 366 palabras más

Mini-Croissants

Hace unos días vi en www.lovities.com una receta de unos mini-croissants de chocolate que parecían fáciles de hacer. La verdad es que sido muy divertido hacerlos, parece que tenga que ser algo complicado y en realidad es muy fácil! 😉

Datos prácticos

  • Tiempo de preparación: 1 hora
  • Dificultad: fácil

Ingredientes para 16 mini-croissants

  • 2 láminas de masa de hojaldre. Para esta receta necesitaremos que la masa sea redonda, así que si ya viene así mucho mejor. La de la cocinera es perfecta.
  • Chocolate de cobertura con leche
  • 2 cucharadas de Mantequilla
  • Almendras picadas
  • Dulce de leche
  • Miel
  • Agua
  • 1 huevo

Preparación

  1. Al baño maria fundimos el chocolate con la mantequilla. Una vez fundido le añadimos las almendras picadas.
  2. Extendemos 1 lámina de masa de hojaldre. En el caso de que no sea redonda la podemos cortar con un plato grande.
  3. Cortamos la masa en 8 porciones, como si fuera una pizza.
  4. Ponemos una cucharada de la mezcla de chocolate con almendras en cada porción, situándola en la zona ancha.
  5. Enrollamos cada porción empezando por la zona más ancha. Damos forma a las patas de los croissants y cerramos bien para que al hornear no se salga el chocolate desecho (a ver si tenéis más cuerte con esto, a mí se me ha salido bastante..)
  6. pintamos con el huevo batido
  7. Repetimos la operación con la segunda lámina de hojaldre. En este caso, en lugar de chocolate pondremos de relleno dulce de leche.
  8. Metemos en el horno, precalentado a 180º, a unos 160-170º y hasta que el hojaldre se vea dorado. Yo no sé si es cosa de mi horno, pero han estado unos 45 minutos bien buenos..
  9. Mientras se hornean los croissants ponemos 3 cucharadas de miel con un chorrito de agua a calentar. No es necesario apenas calentarlo ya que se mezcla muy rápido y la miel pierde propiedades con el calor, así que con unos segundos será suficiente.
  10. Cuando sacamos los croissants del horno los pinchamos con un palillo y los pintamos con el almibar. Al pincharlos el almibar podrá penetrar en el croissant.

Listo!

Y para variar…

La receta como véis es muy fácil, la gracia del asunto está en el relleno: dulce, salado, innovar para encontrar los mejores sabores, así que… ¿cuál es tu favorito?

Torrijas de Semana Santa

Hace unos días estuve en Sevilla y, como no, disfrutamos como locos en La Campana con unas torrijas. Y unos merengues, y unos tocinillos de cielo…

Este fin de semana ya tenía un poco de mono, así que decidí probar de hacer unas torrijas de miel. La receta en sí es muy sencilla y han salido buenas, pero me falta pillar ese puntito que le dan en Sevilla. Habrá que seguir practicando!

Datos prácticos

  • Tiempo de preparación: media hora
  • Dificultad: fácil

Ingredientes para 6 personas

  • Una barra de pan cortada en trocitos un poco anchos. También puedes utilizar pan de molde
  • Medio litro de vino blanco
  • 2 ramitas de canela
  • Miel
  • 2 huevos
  • 1 vaso de agua
  • Clavo

Preparación

  1. Ponemos a calentar el vino junto con el vaso de agua, las dos ramas de canela. Se le pueden añadir unos clavos. Cuando empiece a hervir lo dejamos un minuto y retiramos dejando enfriar.
  2. Una vez el vino se haya enfriado  remojamos el pan en el vino hasta que quede bien empapado y lo dejamos escurrir.
  3. Batimos los huevos y pasamos el pan ya escurrido
  4. Freimos a fuego medio hasta que quede bien dorado por ambas caras.
  5. En un cazo preparamos un almibar de miel calentando ligeramente la miel con un poco de agua. Es importante que la miel no supere los 40º para que no pierda propiedades por lo que únicamente damos un toque de calor para ayudar a que la miel y el agua se conviertan en un almibar suave.
  6. Ponemos la miel sobre las torrijas ya fritas recubriendo bien.

Truco del almendruco

Si utilizas pan de molde en lugar de pan de barra es mejor freir primero el pan y luego remojarlo bien en el vino. En este caso al estar ya frito hay que dejarlo un poco más para que el vino empape bien y no quede seco.

Pues a disfrutar de las torrijas que es Semana Santa!

Galletitas fáciles de hojaldre y manzana

Las galletitas de hojaldre y manzana son muy, muy ricas. Como yo no soy muy buena cocinera (aún, porque tengo toda la intención de ir aprendiendo todo lo que pueda) de aspecto no me quedaron estupendísimas, aunque a ver, tampoco fué una de esas estrepitosas catástrofes culinarias sobre las que escribía el otro día (En serio, habéis visto la cabeza de mono de chocolate, es es-pec-ta-luz-nante!)

En fin, que me voy por las ramas, no eran muy bonitas, tendré que currármelo un poco más, pero de sabor… Mmmm solo os diré que volaron!

Datos prácticos

  • Tiempo de preparación: 1 hora, pero igual es que yo un poco lenta montando las galletitas
  • Dificultad: fácil
  • Reposo: Espera a que se enfrien o te quemarás la lengua

Ingredientes para 6 personas

  • 2 láminas de hojaldre, puede ser congelado
  • 1 manzana
  • 2 cucharaditas de canela
  • Azúcar moreno
  • Almendra picada en cuadraditos
  • 1 huevo

A qué ya huele bien?? Pues vamos allá

Preparación

  1. Extiende el hojaldre con un rodillo hasta que quede una masa fina.
  2. Corta el hojaldre en cuadraditos, circulos o corazoncitos, a tu elección y en función de si tienes algún cortador de masas. Te recomiendo que sean formas sencillas ya que juntaremos dos trocitos y al pegarlos si tiene demasiados picos o fomas no se apreciará bien. En cuanto al tamaño, pues al gusto, pero si se pueden comer de un bocado o dos… pues son irresistibles.
  3. Reserva en un bol un poco de azúcar moreno con un poco de canela.
  4. En un bol mezcla la manzana picada en cuadraditos pequeños, el azúcar moreno al gusto, la almendra picada en cuadraditos y espolvorea con las dos cucharaditas de canela.
  5. Pinta con el huevo batido los cuadraditos (o la forma elegida) de hojaldre
  6. Pon un poco de la masa de manzana encima de la mitad del hojaldre
  7. Tapa con la otra mitad y pega los bordes
  8. Pinta con el huevo batido las galletitas
  9. Espolvorea con el azúcar morenos con canela que habíamos reservado

Y al horno

Cocción

Pon las galletitas en una bandeja huntada de mantequilla para que no se peguen y mételas en el horno precalentado a 180º durante 10-15 minutos, hasta que veas que están doraditas.

Mi gran problemas es calcular tiempos y voy a decir algo que me concome por dentro, el tiempo que te dan en las recetas se parece como un huevo a una castaña al rato que yo tengo que dejarlo en mi casa! ala, ya lo he dicho, pero es que es verdad, no hay manera de acertar. Si pone 35 minutos para una tarta, acaba siendo 1 hora! pero qué le pasa a mi horno!

Pues eso, que no se queme el azúcar pero que quede doradito. Veréis que la manzana queda al asarse queda muy jugosa y las galletitas son estupendas para acompañar el café, un desayuno o para picar entre horas, aunque no digáis que eso lo he dicho yo.

Que las disfrutéis tanto como yo!

TiramiChoc

Pues ya habéis visto que el Tiramisú me encantó (y en el trabajo también!) pero viendo recetas por internet no recuerdo bien dónde vi que había algunas alternativas, tiramisú con chocolate! entonces pensé que si la receta del tiramisú sin huevo salía tan buena, también podía adaptarla para hacerla con chocolate y así salió este matximbrat de recetas que quedó de locura.

Datos prácticos

  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Dificultad: fácil, fácil, vaya, que hasta lo hago yo (me repito? es que es verdad!)
  • Reposo: Recomendado un día en la nevera

Ingredientes para 6 personas

  • Un bote de nata para postres (200g)
  • Una tarrina de queso mascarpone (250g)
  • 60-75 grs de azúcar
  • Melindros
  • Chocolate a la taza: El chocolate debe quedar bastante clarito, es el equivalente al café del tiramisú tradicional y mojaremos los melindros en él así que si es muy espeso necesitaréis mucho chocolate para empaparlos y quedará demasiado contundente, aunque ya sabéis, todo es probar 😉
  • Cacao en polvo

Vaya, que no me lo he currado mucho, es lo mismito que el tiramisú tradicional pero sustituyendo el café por chocolate.

Preparación

  1. En un bol mezclamos la nata, el azúcar y el queso. Hay que batirlo bien hasta que queda una crema homogenea y sin grumos.
  2. Moja los melindros o bizcochos en el chocolate

Monta el plato

Para montar el tiramisú tienes muchas opciones, puedes elegir la opción más fácil que es una bandeja o montar raciones individuales, con vasitos transparentes, y para añadir algo nuevo también se pueden usar copas de cóctel.

  1. Pon una capa de bizcochos mojados en el chocolate
  2. En segundo lugar pon una capa de la crema. Puedes poner el grosor que quieras según qué sabor quieras que destaque más.
  3. Espolvorea un poco de cacao en polvo
  4. Repite estos tres pasos 2 o 3 veces. Ten en cuenta que el tiramisú es un postre contundente por lo que con dos personalmente creo que ya queda bien.

Reposo

Pues el tiramisú ya está listo. En general se recomienda una hora de nevera antes de comerlo pero os recomiendo que si podeis lo preparéis con un día de antelación y lo dejéis en la nevera así los sabores se mezclan y queda mucho más rico.

Como veis una receta fácil, fácil y muy rica.

TiramiChoc

Sed felices y poned un poco de chocolate en vuestra vida!